Pinot Noir

Datos técnicos:
Composición: 100% Pinot Noir
Apelación: Patagonia Argentina
Alcohol 14.0%
Acidez total: 6.89
pH: 3.5

Elaborado con métodos tradicionales de la Borgoña
- Cosecha manual en canastos de 15 kg.
- Maceración carbónica en frio mínimo 4 dias, en lotes de no mas de 600kg
- Fermentación natural con levaduras autóctonas (12 dias aprox).
- Temperatura de fermentacion de hasta 32 grados C.
- Pisonado manual (pigeage)
- Maceración post fermentativa por un mínimo de 7 días.
- Fermentación maloláctica espontanea y natural en barrica
- Guarda en barricas de roble francés durante 10 meses
- Embotellado sin filtrar y estibado de botellas un minimo de 4 meses.

De esta manera logramos obtener un vino con identidad varietal, una marcada presencia de frutos rojos, típicos del Pinot Noir de la Patagonia, cerezas, frutilla, arándano. El roble francés aporta especiado y firmeza tanica logrando un paladar mas texturado y de buena estructura, con taninos suaves propios del Pinot y la madera. Aromáticamente complejo, refleja el paladar, con frutos rojos, especias y flores.

Este Pinot Noir evolucionara en los proximos años, alejandose de la fruta hacia aromas mas complejos y taninos mas finos y elegantes.

Viñedos:
Se utilizaron dos viñedos de distinta genética de Pinot Noir:
Clon 777: viñedo de unos 8 años de edad en Fernández Oro, provincia de Rio Negro, sobre suelo franco arenoso sobre grava, con riego por goteo y espaldera Guyot de 2 brazos con posicionamiento vertical de sarmiento, plantado en alta densidad. Su produccion esta limitada a una carga promedio de 7 toneladas por hectárea.

Clon antiguo: viñedo en la localidad de Añelo, provincia del Neuquén, de origen desconocido de las plantas, de mas de 12 años de edad, plantado sobre suelo aluvial franco arcillo arenoso. Esta cultivado con espaldera alta de dos brazos con cordón de pitones y posicionamiento vertical de sarmiento. El riego es por manto y la productividad está limitada a 5 toneladas por hectárea. Las características climáticas de los valles del norte de la Patagonia se destacan por una gran amplitud térmica, altísima radiación solar y cantidad de horas de sol que, sumadas a la inclemencia del viento, permiten cultivar uvas de mayor color, concentración de sabor, acidez natural y potencial aromático, resultando en vinos de buena estructura, elegantes y muy atractivos.